6870065-bokeh-photography-wallpaper
Personal

Un mal día

Yo creí haber tenido un mal día.

Como si en el transcurso de las horas te sumergieras (por tu voluntad) a distintos estados de ánimo. La única variable es que al sexto zambullido el agua se vuelve más densa y te molesta, te incomoda, te enojas. Terminé enojada. Enojada y maldiciendo que el abrigo que quería (en un escape de compras innecesarias para tantear si se me pasaba la amargura) sólo estuviese en una talla que no era la mía.

Frustrada, voy al supermercado y como nunca quiero comprar rápido e irme a mi casa. Me siento huérfana y absurda.

Caminamos (yo y Mario), a un taxi que dice libre, el tipo nos mira con el brazo apoyado en el asiento del copiloto. Le importamos una mierda.

“¿Está libre?” – preguntamos.

“¿Para dónde van?” – nos dice, mirándonos de reojo.

“Para Santiago Centro” – le contestamos, sin pensar que el cuestionario era barsa.

“Entonces sí” – nos dice con cero pizca de interés.

Mario se adelanta, y le tomo el brazo, le digo que no me parece, que no quiero irme en ese auto. Que el tipo fue un imbécil.

Camino hacia adelante y hay otro auto. Un señor de barba corta y pelo canoso nos recibe con un enérgico:

“A ver, qué les dijo ese imbécil”

Le cuento, sonríe, y avanza el auto. Nos cuenta de lo mal que le hace a su trabajo tener colegas tan podridos. Prende la luz para que busquemos unas cosas en las bolsas del supermercado, sonríe nuevamente, está contento.

“Ya, quedémosnos callados, que empezó el partido” – dice entre pequeñas risas.

Vamos llegando a la casa y veo cómo al doblar, un ciclista no se da cuenta y choca contra la puerta. Lo vemos. Lleva audífonos, no respetó el tránsito, se cae.

El señor nos cuenta frustrado que pasó lo mismo en otra oportunidad, esa vez le retuvieron los documentos por dos años. Se detiene y verifica que el ciclista esté bien.

“Puta la hueá” – pensé, imaginé un mundo donde el ciclista se arrepiente y asume en una posición muy Francis Underwood que él tiene la razón. Acto seguido le toman la patente al señor y lo encarcelan. Me dio pena, porque el señor estaba siendo bueno y no un imbécil. Otra cosa de la cual preocuparme, de que el señor amable no fuese a la cárcel.

Finalmente avanzamos, y dice:

“Parece que debería volver a la casa, en la mañana me asaltaron y ahora esto, jajaja, debe ser algo, ¿No?”

Conchesumadre, lo asaltaron a las 11 de la mañana, dos pendejos le quitaron $24.000 lucas, y el señor seguía con el ánimo intacto.

“Váyase a ver el partido a la casa, respete las señales” – le dije en una volá muy Interstellar, pero es que me preocupé por él (y porque no fuese a la cárcel).

Nos bajamos y veo cómo el ciclista le abolló el auto. Más de 24 lucas perdió ese día.

Tomé las bolsas con algo de vergüenza.

Yo creí haber tenido un mal día.

Previous Post Next Post

You Might Also Like

  • René Astroza

    Tambien es admirable que pudieras darte cuenta de todo aunque tengas un mal dia, son pocas las personas conscientes de su entorno.

  • Rodrigo Ochoa

    Pucha, siempre hay alguien peor que uno, pero increíble que a pesar de todo lo que le pasó al caballero seguía con ánimos para seguir durante el día y tirarse unas tallas. Un gran ejemplo en una situación tan simple de la vida como tomar un taxi.

  • celestejaviera

    (づ ̄ ³ ̄)づ

  • Gracias! Yo justo pensé que hoy había tenido un mal día. Me encantó !

  • vicheaux

    Muchos sonrien con esperanza aún teniendo una mala vida. Mientras la política lloran por que les bajan el sueldo, y hay weones amargados en audis, be eme doble u , toyotas, que se pasan por la raja a la gente, hay quienes siguen mirando adelante con esperanza -con resignación- pero esperanza. Me gustaría que fuere al revés, en este mundo de manzanas podridas, que una manzana sana sanara al resto. mucho pedir ? hay esperanza quiza.

  • Matias

    Me gustó mucho esta
    Columna.

    En otros temas como empezaste el Blog?, tengo ganas
    de escribir de expresarme, soy un antisocial/social, podrías darme tips o tal vez
    hacer una columna de eso :x. Eh recorrido internet, pero me gustaría una versión
    de un blog que me llame la atención como este.

    Saludos,

    Matias