Internet, Personal

Por qué internet le hace bien a las personas

Y no, no estoy citando ningún estudio científico o algo por el estilo. Pero en la semana lo pensé, si bien, puede hacernos pésimo, hay una fracción de nosotros que se vuelve pulcro con el internet. Que se afina o se lleva hasta el límite. Sea cual sea el resultado, vibra ante la información y el contacto con otros que no son robots.

¿A qué vas con esto Carolina?

Voy precisamente a que dejemos de subvalorar el internet, y que lo observemos realmente como un método de aprendizaje emocional y de comunicación concreta. No hablo de Facebook, porque es el Msn con agregados que permite stalkear y relacionarnos con “amigos”, no conectarnos.

Conectar es hacer el ganche con otro/otros y que esto genere una relación que nos haga sentir reales. Independiente de que el roce te vuelva un troll desquiciado o que termines por llamar la atención en constantes gritos de ayuda, es el hecho de aprender en un canal donde fluyen paralelamente mil fuentes de historias.

Muchas veces juzgué a gente virtual con una soberbia infinita, sin embargo, el tiempo conectado nos hace cambiar y poder leer las palabras con una predisposición distinta. Ponerme de su lado, escuchar.

Soy un anónimo y estoy leyendo la historia de cómo un joven matrimonio sale adelante de una quimioterapia en conjunto, desde mi casa, desde mi internet, y desde lo que yo llamo “mis problemas reales”. Ese tipo de contribuciones se almacenan como pequeños datos de información, que posteriormente se traducen en un silencio cuando otro — inmigrante del internet — grita, humilla y trastorna a los pares que lo rodean.

Oiga, no era necesario.

Hay cosas peores.

Y así siento, que tenemos una ventaja. Un badass mode. Más preparado, más reflexivo y menos injusto, más cómplice y menos gratuito, más sensible y menos perdido.

Más humano.

Previous Post Next Post

You Might Also Like