Personal

Guía rápida: sueños

Cuando nos sentimos mal o agobiados es necesario tirarse en la cama, mirar el techo y pensar… ¿cuál es el sueño ahora?, no es dinero, no es una casa, debe ser algo intrínseco del proyecto. Un corazón que almacene esos sentimientos y los cuide con recelo. Considerando eso, una y otra vez, el día se ilumina poco a poco, volviéndose todo más claro.

El año me recibió con más decepciones que alegrías, de forma constante me sorprendo de lo falsa que pueden llegar a ser las personas. Haciendo daño gratuito y de forma totalmente malintencionada, ellos no cazan sueños, o al menos se dieron por vencidos. Usted no caiga en eso, persígalos hasta que el cansancio de las ideas no puedan más, sólo ahí podrá tomar una decisión al respecto.

El sueño nos inspira, nos hace sentir únicos y seguros.

En la etapa clave de proyectar los deseos, es totalmente imprescindible constar con cables que te conecten con eso que buscas:

  • Amigos honestos. Admiración, crítica y lo más importante, cariño.
  • Círculo que comparta tus mismos gustos. Aporte constante.
  • Tiempo a solas.
  • Familia que te apoye, sin presiones.
  • Mantenerse saludable. A priori del equilibrio mental.
  • Exprimir todas las experiencias que el mundo de las artes (cine, libros, videojuegos) te pueda otorgar.
  • Exteriorizarlo todo. El ejercicio de escribirlo te ordenará automáticamente el panorama.

¿El resto? Improvise.

Un post dedicado a @lapsusgiseldis, te adoro.

Previous Post Next Post

You Might Also Like

  • Me gustó, preciso :3

  • Te amito, así harto.
    Y lo que enlistas me ha ido ayudando bastante ultimamente. Cuando me vienen los bajones, sé que debo seguir con mi mente fija en mis sueños.
    Abracitos <3<3

  • La eterna lucha de buscar la felicidad.

    Nosotros como humanos nos impregnamos de las malas vibras que a diario las otras personas irradian. Generalmente somos susceptibles a absorber esa weá y nos contagiamos de andar enojados, ignorar a las demás personas, responder como las pelotas y explotar por cualquier weá. La única salvación ante esa mierda es hacer una introspección y decir “chucha, yo no quiero ser como esos amargados, seré happy y hippie todos los días”. Claro, dentro de lo que nuestros limites puedan entregar.

    He aprendido que en esta sociedad las personas que tienen en sus manos la felicidad de algunas personas se vuelven tiranos y déspotas impidiendo que ellos sean felices, y me he dado cuenta que es porque ellos nunca pudieron ser plenamente felices y andar contentos como uno lo está a diario.

    Relajence y, lo mejor que pueden hacer, es no sorprenderse de la gente.