Personal

David Lynch: Catching The Big Fish

Lei ‘Catching The Big Fish’ en segundo año de fotografía, con una fotocopia toda ordinaria que me prestó mi profesor. El libro simplemente me salvó.

David Lynch figura como uno de mis cineastas favoritos, lo sigo y admiro hasta sus últimos y más dementes proyectos. En este libro habla de cómo utilizó la meditación como una vía de escape de todos los males que agobian a los “artistas”.

Las personas creativas son muy vulnerables a la depresión o a los cambios drásticos de ánimo, puesto que — según mi experiencia — disponemos de mucha energía en un proyecto. En cada trabajo hay parte de nosotros mismos que jamás volverá a regenerarse, porque se traslada. Para todas esas problemáticas este libro resulta un respiro.

Lynch se da el lujo de aconsejar a los cineastas más jóvenes, de hablar de sus películas, y del futuro del cine. Un libro de apoyo y culto  que debes tener si es que admiras al director tanto como yo.

Me salió tan solo $17 dólares por Ebay, y vale la pena totalmente.

Uno de mis favoritos:

El sofocante traje de goma de payaso

Sería más fácil enrollar el cielo entero como una pequeña tela que obtener la felicidad verdadera sin conocer el Yo.

Cuando empecé a meditar estaba lleno de preocupaciones y miedos. Me sentía deprimido y enfadado.

A menudo descargaba esa rabia con mi primera esposa. Después de un par de semanas de meditación, mi mujer me preguntó qué pasaba. Me quedé un momento en silencio. Pero al final le pregunté a qué se refería. Y me dijo: “¿Dónde ha ido a parar la rabia?”. Y yo ni siquiera me había dado cuenta de que había desaparecido.

Llamo a esa depresión y rabia el Sofocante Traje de Goma de Payaso de la Negatividad. Es sofocante y la goma apesta. Pero en cuanto has empezado a meditar y bucear, el traje de payaso comienza a desintegrarse. Al final te das cuenta de lo pútrido que era el olor cuando empieza a desvanecerse. Luego, al disolverse, te sientes libre.

La depresión, la rabia y la pena resultan bellas dentro de una historia, pero para el cineasta o el artista son un total veneno. Son como unas tenazas de la creatividad. Y si te aferran, apenas puedes levantarte de la cama, y mucho menos experimentar el fluir de la creatividad y las ideas. Para crear hay que tener claridad. Tienes que ser capaz de atrapar ideas. 

| Escribí esto en KMB, sobre tips para mantenerse creativo. Donde también lo recomendé <3

Previous Post Next Post

You Might Also Like