amazing-bedroom-blogger-breakfast-Favim.com-1191878
Personal

Cómo mantener vivo tu blog

Comencé en LiveJournal, para luego migrar a Blogger con un template minimal y un par de extractos que — en estricto rigor — no expresaban nada. Luego WordPress apareció y exporté parte del contenido que menos me avergonzaba y así, tal cual empacar cosas para mudarse de casa, tomando álbumes de fotos, cartas viejas, dibujos, recuerdos felices y otros algo angustiantes. Esa es una breve introducción de mi blog, y cómo insistí, ante todas las adversidades en cuidar el hogar virtual, defenderlo de mis propios demonios y adornarlo mientras avanzaban las estaciones, porque un blog debe sentirse como estar en casa.

En este post me llegó el siguiente comentario:

Captura de pantalla 2015-08-07 a las 23.03.01

¡Y no creas que te olvidé Matias! Luego de 24 días mastiqué lo que quería escribir y, como si me leyese la mente, una de mis mejores amiga sube a su blog un post sobre lo libre que debemos sentirnos para escribir, y cómo es una práctica que no cuenta con barreras, ya que se transforma en una herramienta que necesariamente debe ir más allá.

¿Lo primero?

Siempre es lo más fácil. Nos entusiasmamos con la decoración del hogar, buscamos un template que nos acomode, que la tipografía nos represente, que el header diga algo de nosotros, o lo contrario, queremos que no diga nada, que sea un antifaz literario. Evalúa tu propósito, ¿Por qué quieres hacerlo? ¿Es un diario para ti? ¿Es una plataforma que sana? Los blogs, al igual que tú, son la respuesta a procesos, y eso es lo que más me gusta, porque mutan, cambian, se potencian, mejoran y representan. La clave es saber el por qué lo haces y avanzar hacia allá con una estrategia.

¿Quieres que te lean? Propón una gama de contenidos que entregue eso que tu público quiere leer. Lo importante es no frustrarse, es lento, no comienza rápidamente.

>

Nosotros al comenzar con el blog

¿Mi consejo? Comienza escribiendo algo que te gustaría leer. Luego evalúa el objetivo, si escribes para otros — con una intención –, o si escribes para ti mismo, ya que en algunos casos es un ejercicio que repara, como bien lo explica mi amiga en su post.

Pero la parte más difícil es SER CONSTANTE.

Me faltarían dedos para mencionar los múltiples blogs que sigo desde adolescente, los cuales, en mis días de trasnoche, recuerdo y tipeo a ver si están vivos. A veces sí, y sonrío pensando “puta que escribía bacán este hueón/a”, otros me reciben con un not found triste, porque demolieron todos los recuerdos.

Es difícil ser constante, sobretodo con el ritmo del día a día, sin embargo, el balance es proporcional a la pasión que sientes post escribir. Cada vez que pasan los días y no escribo, es como si me fuese de mi casa y arrastrara ese pensamiento de “¿Habré desenchufado la plancha de pelo?”, te molesta en un segundo plano, no lo olvidas nunca.

Cuando se define un propio objetivo del por qué tienes el blog, para quién lo actualizas, y para qué, el resto sólo fluye de formas inconscientes, verás que te molesta no actualizarlo, porque incomoda estar en un espacio muerto, solo y abandonado.

Mis consejos poco ortodoxos son:

1. Fuérzate, oblígate a escribir. A veces vengo en el metro pensando en qué escribir, o mientras troto siento la ansiedad de que pasen las horas para llegar a hacerlo, porque un blog — sea lo que sea que impregnes ahí — siempre será una zona de confort, evalúalo así.

Serena sabe lo que es importante.

2. Y si la inspiración es un tema, prueba escribiendo pequeños textos. Cuando me sucedía eso recurría a los “FRAMES”, como los llamaba yo, pequeños extractos que individualmente actuaban como poemas (o eso intentaban).

Bueno, es un avance.

3. Recuerdo que en una entrevista Charlie Kaufman responde al “¿Cómo lidias con la inspiración?” y lejos de decir que fumaba marihuana habló sobre que el estancamiento artístico es básicamente porque no tienes nada que decir. Absolutamente nada. Ve a la biblioteca, lee cosas, ve películas, ve animé, escucha música, extrae el comentario y plásmalo en una entrada.

Ay Gastón, eso es irrelevante.

4. No te estreses. Nunca, tu blog es tu casa, no es tu trabajo, no es tu universidad. Es un espacio que no se debe explicaciones, si quieres subir una foto con una pequeña frase, listo, te hará sentir bien, si quieres embedear un vídeo de youtube y no colocarle ni título a la entrada, estás en todo tu derecho.

NO QUEREMOS QUE ESTO PASE.

5. ¡Disfrútalo! Si pasas por periodos muertos, invierte tiempo en embellecer el blog, en ordenar el contenido, en re-agrupar las categorías, en revisar las estadísticas y por qué no, en adoptar buenas prácticas de otros medios a tu propio blog. Lo visual, para mí, es sumamente importante a la hora de querer escribir. Debe ser un empuje no un obstáculo.

Luego te pasará esto muy seguido y aburrirás a tus amigos <3

¡Espero que te haya servido Matías! ¿Tienen otros tips? Déjenlo en los comentarios :)

PD: ¡Que disfruten el sábado! <3

Previous Post Next Post

You Might Also Like

  • kactuso

    Es súper complejo hacerse el hábito de escribir, hace un tiempo me hice un blog y trato de publicar cosas, pero nunca por que sí, entonces hay que encontrar el equilibrio entre escribir cosas interesantes y a la vez no escribir por que sí para tener contenido.
    Complejo. x__X

  • eddder

    Hola Caro :D ¿Sabes? Yo comencé mi blog en enero de este como uno de mis propósitos de año nuevo y también porque desde el año pasado siempre te leo aquí, así que me dieron ganas de compartir con el mundo mis opiniones sobre cosas (muchas veces irrelevantes). Lo más difícil del mundo es ser constante, es tener un post cada ciertos días y, tal como tú dices, lo mejor es no estresarse porque al fin y al cabo es un hobbie. Ahora nutro mi blogsito de puros comentarios sobre cosas cotidianas, de opiniones sobre series y de cositas que compro xD A la gente stalker como yo nos gusta leer eso en blogs personales así que hacia ahí apunte mi contenido :D
    Sigue escribiendo porque te sale bacán.