Personal

Comentarios sobre Divergent e Insurgent

Hace algunas semanas atrás les comenté sobre la nueva saga de libros que estaba siguiendo: Divergent. Llegué a ella a través de Instagram ya que vi una foto de la portada del primer libro y me llamó la atención el parentesco que tenía con el sinsajo de Hunger Games, situación que obviamente me haría leerlos de inmediato rage de fanática. Esta trilogía está escrita por Veronica Roth y cuenta con dos libros publicados, Divergent e Insurgent. El tercero, Allegiant, tiene fecha de publicación para octubre de este año. Y como era de esperarse ya están rodando la primera película (ve el avance acá).

¿De qué carajos trata?

Bien, la historia se localiza en un Chicago post-apocalíptico, futurista pero a la vez demacrado, ya que cuenta con una alta tecnología pero aún así hay hambre, pobreza y desigualdad social. Ahora, la desigualdad no es porque sí, no es una cuestión de riquezas, dinero, sino que más bien de pensamientos y percepciones, ya que están divididos en facciones. ¿Facciones qué? Facciones, grupos de personas que comparten ciertos valores, conductas, rituales, ideales, estructuras, etc. Es medio Harry-Potter con las casas de magias, ahora les cuento por qué.

La ciudad se divide en:

1. Verdad (La sinceridad) 2. Erudición (La inteligencia) 3. Cordialidad (La paz) 4. Osadía (La valentía) 5. Abnegación (La generosidad).

Los nacidos en tal facción se crían en la misma hasta que cumplen 16 años y un especie de “Sorting Hat” virtual les indican a qué facción pertenecen. Porque es una cuestión casi que de “ser” de lo que quieres ser para toda la vida porque tu personalidad, tus decisiones y tu corazón te guía a ella.

Entonces Beatrice Prior, nuestra protagonista criada en Abnegación más conocidos como “Los Estirados” (que es prácticamente una definición de CANUTA), cumple 16 años y junto a su hermano pasan la PSU de las facciones que es una “simulación virtual en el cerebro”, en la prueba misma Beatrice se da cuenta que puede manipular las simulaciones y tomar decisiones prohibidas en la misma manipulación, ósea “romper la estructura de esta”, eso lo hacen los anormales/supra-bacanes Divergentes. Ella no encaja en una sola facción teniendo skills para Abnegación, Osadía, y Erudición. Finalmente elige Osadía y parte de su iniciación a la facción es probar su fuerza, resistencia y valentía. Debe prepararse de múltiples formas lidiando también con problemas clásicos de la adolescencia (facciones = identidad = pertenecer), para finalmente darse cuenta de lo conectada que está con el futuro de miles de personas.

1ad714b0be74b16dcf79a22d986475fe

Es bastante metafórico lo de las facciones y el mundo ahora, eso creo que fue lo que más me gustó, pensaba “¿Qué pasaría si todos tuviésemos que elegir una forma de ser PARA SIEMPRE?“, y rendir en ello, ya que si no eres lo suficientemente Osado, Abnegado, Erudito, etc, te exilian y pasas a ser parte de “los abandonados”, la facción literalmente pobre y con hambre. Entonces empecé a hacer el ejercicio de a qué facción pertenecería, dónde estarían mis amigos, dónde habría sido criada y etc (claramente mi familia en cordialidad no jajaja).

Ambos libros los terminé de leer en menos de una semana, y aún así, no puedo dar un “veredicto final” hasta no haber leído el último libro, ya que de eso depende el cómo la autora cierra esta historia y cómo le da el clímax necesario a las múltiples interrogantes que aparecen a medida que uno avanza la trilogía.

Por el momento… no sé si me gustaron así “OH LOCO, QUIERO SALIR A HACER PARKOUR Y SENTIRME OSADA”, porque si bien tiene MUCHO parentesco con Hunger Games no soy de las fanáticas que no dan oportunidades, más que mal HG es una mirada directa a Battle Royale, pero acá me costó desprenderme. Era un vaivén constante a la saga de Suzanne Collins y no por el contexto, ya que realmente me gustó lo de las facciones y estuve muy entretenida leyendo las características de cada una, sino por la escuálida forma en que se construyeron a los personajes (Wannabe algo), quizás es la forma en que escribe la autora pero Tris me memoraba a un bosquejo rápido de Katniss, no llega a ser tan auténtica como ella, y en varias ocasiones me sentí como “¿En serio? PASÓ TAL COSA ¿Y LA VIDA CONTINÚA ASÍ NO MÁS?”. Pienso que las reflexiones internas de los personajes (primordial si está escrito en primera persona) deben estar muy bien construidas para llegar generar una empatía profunda con el lector ósea yo, ósea lágrimas ante los incidentes catastróficos, de lo contrario siento que están desconectados con el mismo personaje que ellos crearon, y no me basta con ello porque hey, Tris son los ojos del libro, de los otros personajes, de las problemáticas, etc. Necesito más vida.

Si vamos a mezclar problemas adolescentes en un mundo que se rompe, necesito que se describa a los personajes con la misma intensidad que se describen las peleas/muertes del libro.

De todas formas espero el tercer libro para ver cómo termina. Si los leyeron, cuéntenme qué les pareció :)

PD: Aún no lo he visto en las librerías chilenas, lo descargué para Kindle, así que hay PDF’s dando vuelta por ahí y en español.

Previous Post Next Post

You Might Also Like