Browsing Category

Cine

pb04iu7
Animé / Manga, Cine

Ver Perfect Blue en el 2016 (sí, hay spoilers locos)

La primera vez que vi Perfect Blue fue en un ciclo de animé y no entendí ni una mierda. Yo sólo estaba ahí, con mi bolso lleno de chapitas y una impaciencia mental de querer consumirlo todo pero sin necesariamente procesarlo (ping Hayao Miyazaki). La cuestión era que había que ver TODOS LOS ANIMÉS porque llegaban tan pocos (hola VHS / VCD) y con tanto delay a Chile que una entraba en modo pastabase.

Entonces claro, me acordaba de Mima, la protagonista, de que era una idol y de que había un creepy culiao’ con dientes horribles, fin. Pero como bien saben, y como bien expone mi teoría matemática respetable, no era mi momento, mi momento fue este año cuando la vi por segunda vez un sábado por la noche.

Satoshi Kon lanzó Perfect Blue en 1998 e inmediatamente fue una revelación en su categoría. Son obras que, a medida que pasan los años, se consagran aún más por la técnica y la propuesta de que la animación no son puros monos y que sí se pueden contar historias de tal complejidad narrativa.

Trato de pensar en el Internet de 1998, pero sólo concibo recuerdos de sitios donde yo descargaba wallpapers (o imágenes que expandía a la fuerza porque desesperación otaku), foros y diseños horribles. Si Mima, en ese entonces, se acongojó con un sitio llamado “La habitación de Mima”, logrando comprender primero qué era una url y cómo se accedía al navegador, hoy en el 2016 siento que la “bad-mima” o su proyección de Mima Idol, que resultó tener a Me-Manía y a Rumi detrás, son versiones de ella misma pero codificadas y segregadas en distintas plataformas digitales.

mimasroom

Años en que los admin se hacían llamar WEBMASTERS 8D

Continue Reading

8a2c40e0-be90-0132-46b6-0e9062a7590a
Cine

La difícil tarea de recomendar series

Soy una viuda de la televisión por cable, amo la tele, amaba hacer zapping y descubrir increíbles y muy respetables programas como “Mujeres asesinas” del Discovery ID o “Acumuladores” del Home & Health, o había uno donde le organizaban las finanzas a la gente y era la zorra, todos me gustaban, pero claro, la independiencia nos hace escoger y entre pagar cable y poder comprar mis tecitos deliciosos, prefiero los té, así que bueno, hoy por hoy oscilo entre Netflix y Crunchyroll, siendo casi imposible que descargue algo que no esté ahí (RIP ‘Broad City’ u_u), no tengo tiempo, y si lo tengo eso implicaría provocarle un aneurisma a mi pololo con el lag que tendría en Destiny 8D.

Continue Reading

me-and-earl-and-the-dying-girl
Cine

Me & Earl & the Dying Girl: No es otra típica película sobre la muerte

No hay de “ese amor” que solemos esperar, y se agradece

Cuando les hablé de Beginners, una película que contrarresta la búsqueda con el cáncer y con la última y algo tardía decisión de ser feliz, valoré enormemente la sutilidad con la cual abordaban la problemática. Escondiéndose de los clichés e intentando, bajo los recursos más ingeniosos, potenciar el mensaje desde pequeños y casi desapercibidos detalles.

Continue Reading

Unfriended
Cine, Personal

Hablemos de un buen uso de recursos digitales: Unfriended

Vi Unfriended (Levan Gabriadze) y asentí tantas veces que tuve que escribir este post. Para contextualizarlos un poco, trabajo en una agencia de publicidad digital y vivo bajo un entorno ídem. Todo el tiempo debemos pensar para y desde digital, y a pesar de estar en el mismo canal, hay aspectos que, casi como un ejercicio de psicología inversa, se anulan, se omiten. Finalmente son esos errores los que terminan ofuscando proyectos o ralentizando ciertos procesos. Hablo de detalles que no se contemplan, tanto para un nativo como para un “inmigrante” de las plataformas modernas.

Continue Reading

1
Cine, Uncategorized

Fargo: Un festín de carisma

Las series tienen ese plus de aparecer “tímidamente” en tu vida como una historia que se toma su tiempo en mostrarse, en delatarse frente al otro. Algunas desaparecen, pero otras vuelven, y año tras año te acompañan en una cirscuntancia distinta, cuestión que genera un lazo de forma inconsciente.

Ya, ya, Lorne, si era una introducción, ahora vamos al comentario de Fargo

Casi ocho años de Mad Men en nuestras vidas. Hay temporadas que puedo fácilmente contextualizarlas bajo mi estado de ánimo, trabajo y proyecciones. Escapando al doloroso final de la serie de Don Draper y demases, me puse a picotear otras series, entre ellas: Fargo (gracias @boredpassenger y @lapsusgiseldis por insistir :D).

Continue Reading

kingdom_hi_res
Cine

Recomendación-pendiente: The Kingdom of Dreams and Madness

Esta es una recomendación independiente de tus gustos por Hayao Miyazaki, director de animación, ilustrador y mangaka japonés. “The Kingdom of Dreams and Madness” es un documental que nos interioriza en el proceso creativo de uno de los más grandes estudios de animación: Ghibli. A modo de conocer su espacio, sus ideas y rutina, el film viene exponer el desarrollo de dos grandes películas que cierran el ciclo de la compañía: ‘The Wind Rises’ (Hayao Miyazaki) y ‘The Tale of The Princess Kaguya’ (Isao Takahata). Para lograrlo se centra en los relatos de ambos directores y del productor del estudio Toshio Suzuki.

En el documental podemos apreciar el proceso de ‘The Wind Rises”, la última película que dirigió Hayao como Director tras anunciar su retiro de la industria. Este último film es una mezcla de nostalgia, amor y reencuentro. Ya que para Miyazaki significa exponer la relación que tenía con su padre, la guerra y los aviones.

Es sumamente interesante ver cómo articulan y crean una película (y término de un storyboard que tomó 2 años) en Ghibli. Ver cómo trabajan, cómo se obsesionan con los detalles, cómo se ejecutan los maravillosos fondos dibujados a mano y cómo una película de aproximadamente dos horas de duración toma casi 3 años en llevarse a cabo. Además, podemos ver los comienzos de Miyazaki en la animación, sus ideas, sueños y una rutina que comienza desde un humilde escritorio lleno de lápices.

Es un must tanto para quienes valoran el proceso creativo como para los que están empedernidos en ser artistas.

¿Vieron el documental? ¿Qué les pareció?

Cine, Personal

Algunas palabras sobre Interstellar

Siempre menciono fragmentos de la adolescencia porque creo que es la etapa más fascinante/difícil de todas. Me gustaba ir al cine. Muchísimo. Iba sola, con amigas, me colaba a extrañísimos ciclos de cine arte, antecedentes que sin duda formaron a la Carolina que tomó la decisión de estudiar fotografía más tarde. Sin embargo, hay momentos que atesoro — extrañamente — como si fuesen hitos familiares.

Me gané entradas para Tarnation gracias al programa Séptimo Vicio. Estaba en el colegio, la función en el Cine Arte Alameda empezaba a las 23:00 hrs, nicagando’ me dejarían ir. Mentí que iba con amigas. Tarnation es una película tan íntima y tan poderosa para una niña de 15 años, que fue como que me hubiesen zamarreado diciéndome: “tus problemas, tus malditos problemas no son tan graves como estos”.

Me fui en silencio a mi casa. Era tarde y llegué en la madrugada (vivo en Puente Alto). Me acosté sin dejar de sentir como el pecho se me apretaba, sabía que era un día que jamás olvidaría. No lo hice.

Asumo que ese es el sentimiento del que hablan cuando “el arte te llega”, o el cliché del que se refieren a la hora de apreciar una obra. Es indescriptible. Solamente penetra y alcanza una fibra que dejaste colgando por ahí, se aferra a ella haciendo contacto.

Interstellar fue amada y criticada por muchas personas. La polaridad de las opiniones eran impresionantes. Y estuve de acuerdo con muchas de ellas, a nivel narrativo y de guión al menos, pero ¿Qué pasa con esta película?

Esto no es un review, no es una crítica, ni menos un texto científico.

Pensé “otro film sobre el universo”, desmereciendo absolutamente que en sí, yo no conozco el universo y probablemente nunca lo haga, con la arrogancia tal de una terrestre observé la primera hora asumiendo cada acto y comprendiéndolo como predecible, sin embargo, no lo fue, no lo fue para nada.

Cuando la magnitud abruma y nos entrega silencios, paisajes y pequeños detalles que te hacen abrir los ojos con la intención de no perderte ningún fragmento del extendido rectángulo de la pantalla es porque te contienen por completo. En ese punto, los “peros” del guión me dieron prácticamente lo mismo, yo sólo estaba digiriendo la película, asimilándola con el corazón.

Lloré con hipo, me acosté y seguía pensando al respecto, tratando de atesorar las imágenes en mi cabeza y entendiendo qué acababa de ver.

Hace tanto tiempo que no me pasaba, hace tanto tiempo, que me molesté por mi falta de crítica, pero luego me sentí dichosa de haber podido vivir la experiencia nuevamente.

Es como una carga de motivación o una catarsis de eso inexplicable.

A veces cuesta recordar dónde partimos, sin embargo, cuando lenguajes externos logran tomarnos y llevarnos al punto de inicio, puede doler, puede resultar confuso, pero hay que abrazar la posibilidad de que están refrescándonos con ello.

Lo agradezco inmensamente. Gracias hermanos Nolan.

Cine

Tenemos que hablar sobre Kevin

Con mi amiga Kat siempre tenemos peculiares temas a la hora del almuerzo, como hace un par de semanas que hablábamos sobre asesinos  y el método del psicoanálisis. Citando por ejemplo, “Nacidos para matar”, el programa del Discovery ID que explora la niñez y adolescencia de los más peligrosos psicópatas.

Luego de eso, me comentó sobre “We need to talk about Kevin”, vi un par de fotos y la dejé pendiente (sin siquiera haber visto el trailer). Hasta ayer cuando con mis amigos nos acomodábamos a las 3 de la mañana con la intención de ver una película, y sí, esta había sido la elegida.

Dirigida por Lynne Ramsay el film está basado en la novela — que lleva el mismo nombre — de Lionel Shriver. La historia gira en torno a Eva (Tilda Swinton), una mujer de la cual no se nos cuenta demasiado, pero que sin duda, se muestra confundida respecto a distintos procesos en su vida. En este caso, ser mamá. Eva se enamora de Franklin (John C. Reilly, una sorpresa verlo acá) y tras un embarazo no precisamente deseado se comienza a narrar atemporalmente su relación con Kevin (Ezra Miller), su primogénito.

Cuando supe de qué trataba la película, y sin haber visto el trailer anteriormente, esperaba encontrarme con una representación más bien, hollywood. Y es que el tema de los psicópatas es tan versátil que en la mayoría de los casos se enfatiza en la violencia explícita ignorando miles y miles de interesantes aristas respecto a lo que nos interesa. ¿Por qué? ¿Cómo?.

A través de una impecable dirección de fotografía la película nos deleita con escenas sin diálogos o los suficientes para comprender lo incómodo qué está sucediendo en pantalla. Kevin es un niño conflictivo, extraño, alejado. Su madre siente rechazo, sin embargo, lo intenta, intenta comprenderlo, llegar a él. Hacer lo que una mamá “tendría que hacer”. Y es aquí lo que más disfruté de la película, que narra el contexto familiar desde un punto de vista tan complejo como es el ser mamá y de paso estar aterrada de ello. No tener la conexión o el “suficiente amor” que se quisiese tener y lidiar entre una contante molestia y culpa a vez. La película indaga tan profundamente en esta relación de no-cercanía pero a la vez nos supone que madre e hijo comparten quizás, un mismo sentimiento apático con la vida.

Kevin crece y el juego se da manifestándose “chico bueno” con el padre ausente y más real – destructivo – con la madre, a quien manipula bajo una extrañísima relación que destruye poco a poco a Eva al punto de hacerla sentir que esto es algo más personal.

En muchos estudios acerca de psicópatas siempre se habla sobre cómo el ambiente en el que se desenvuelven influye a que se desate esta “maldad contenida”, a modo de culpar a alguien o algo, por lo que creo que el film lo hace de maravilla colocándonos desde la perspectiva femenina respecto a estos procesos. Al embarazo. Al miedo. A la frustración.

Sin leer el libro aún, la película me pareció excelente. La forma en cómo se narra y en cómo transversalmente nos plantea tantas preguntas a la vez, sin ejercer juicio alguno de quien o qué, es lo malo, culpable, responsable, es muy difícil de lograr con tanta sutilidad que tan sólo recae en las miradas y en pequeños detalles.

“We need to talk about Kevin” es un temática que perturba, ya que no habla de fantasmas, de criaturas salvajes, de monstruos del pantano, habla de algo tan real y perceptible como este mismísimo teclado que estoy tocando. Se las recomiendo totalmente. (Ver trailer acá)

PD superficial: Encontré guapo a Ezra en The Perks of Being a Wallflower, pero acá se pasó. Nuevo crush, espero soporten mi spam en Tumblr, demasiado guapo para ser un psicópata:

Cine

Opinión de Catching Fire (película)

Muchos de ustedes ya saben lo fanática que soy de Hunger Games (he aquí harto material que prueba mi demencia y verborrea al respecto), considerando eso, claramente “Catching Fire” era una de mis películas más esperadas del año. Independiente que existiese la posibilidad de que fuese pésima, la intriga de saber cómo adaptan un libro que te gusta mucho a la pantalla grande es indudablemente una importante causa de hiperventilación y hype.

Este post está lleno de spoilers de la película y quizás de los libros también, así que vaya con cuidado.

La primera película es una mierda, en eso estamos de acuerdo, pero ante mi fangirlismo descontrolado y adolescente no hay nada que hacer al respecto, ya que igual terminé comprándome el blu-ray especial edition y lo dejé descansando en “la repisa de cosas valiosas de Carolina Burgos” (leáse con tono de señora fancy bebiendo una taza de té). El primer libro no es mi favorito, pero es importantísimo a la hora de introducir la historia, el caos y lo terrible que es vivir en Panem, entonces la película está sobre-suavizada (Espera, ¿Existe ese término?) y la Carolina crítica de cine que llevo dentro la ve con los brazos cruzados, not amused.

Pero obviamente había que darle una oportunidad con más esperanzas al nuevo director de la saga Francis Lawrence, y es que el segundo libro tan intenso que necesitaba ver cómo se desenvolvían al mostrar la nueva arena, los nuevos personajes y los procesos más complicados que se desataban en este capítulo. La “nueva mano” de dirección y guión se notó de inmediato y realmente es una de las mejores adaptaciones que he visto de un libro.

Literalmente yo estaba así:

La película es larga, y me gustó el riesgo que corrieron, no oprimieron los eventos importantes del libro con el fin de mostrar sólo lo “potencialmente hollywoood”, respetaron el timming natural que uno siente al leer Catching Fire, los procesos de Katniss, la esperanza en Panem, la inclusión más directa de Snow como villano, el desenlace crudo de los personajes, etc.

Detalles BIEN detalles MEH

– Me gustó mucho el cómo representaron la nueva arena, creo que estuvo perfecto. Así mismo también las pruebas, los monos, la niebla, la lluvia de sangre, etc.

– Creo que Jennifer Lawrence se impregnó completamente de Katniss en este segunda película, en ningún motivo me desconecté de la idea de que era el Sinsajo, la luz de esperanza en Panem. Como acá no tenemos el “plus” de saber la historia a través de sus pensamientos la tarea de traspasar “cansancio, miedo, ira” recae simplemente en sus expresiones, porque como bien sabemos, Katniss no se le da muy bien eso del bla blá. En pocas palabras, seca, incluso se dio el gusto de añadirle un poco de su propia personalidad al personaje en la escena de cómo conoce a Johanna… ¡Es muy chistosa!.

– Jena Malone, absolutamente ídola. Johanna completamente. Admito que cuando me enteré de su elección para el personaje dudé, pero me encantó, realmente transmite la energía de Johanna y para sus fanáticos, LEAN EL TERCER LIBRO POR DIOS.

– Adoré a Wiress y a Beetee (somos yo y la Kachiito jajajaja) y la sutileza con la que abordaron los sentimientos de Effie, cuando se le quiebra la voz literalmente me fui a la mierda. Es muy importante Effie también, no la subestimen.

– Lo que más me encantó lejos, fue la forma en cómo extendieron el drama de la película. Me emocionó demasiado. Me traspasó sin risas la impotencia, la angustia y los procesos que sobrelleva Katniss para darse cuenta de que es una luz para Panem, una esperanza.

Creo que hubieron pocas cosas que no me gustaron, entre ellas el cómo representaron el “triángulo” amoroso Peeta – Katniss – Gale, pasa que en el libro es todo taaaaaan exhaustivo y Katniss está tan shockeada que llega en un momento en el cual yo estaba como “PEETA Y GALE SON UNOS ESTORBOS”, esa sensación te da, de no entender absolutamente nada y de estar cansada. En la película cuando Gale le dice “te amo” a Katniss ella en el film le responde “Tú sabes lo que siento por ti”, en el libro es un espléndido:

“Lo sé”.

En esos procesos hubiese enfatizado más, porque realmente es un evento importante, son detalles que esclarecen lo que siente por Peeta cuestión que claramente es MUY importante en el tercer libro.

FINNICK ODAIR,

Finnick te amo.

Te amo porque eres un creído y Suzanne Collins se desata en palabras describiéndote en el libro, desde cómo andas desnudamente vestido hasta cómo caminas seduciendo a absolutamente todo lo que te rodea, entonces ya, respeto la decisión de no darte tanto espacio en la película, no hiper-sexualizarte mostrando de forma completa tu torso desnudo, pero — lo estoy diciendo en serio — quizás esperaba un poquito más de eso. Es uno de los personajes más carismáticos en la saga lo cual se vuelve sumamente interesante a medida que avanza su historia, ya que cuando se confiesa y se va revelando tal cual es, resulta imposible no encariñarse, y créanme, su historia es igual de terrible. Faltó más Finnick, más chistes, más molestar a Katniss.

¿Qué más?

Ah sí, el reloj de Plutarch, ¡Era un buen referente! Me dio pena que no lo incluyeran, pero leyendo reviews quizás tienen razón. Hubiese facilitado demasiado la trama, entonces bueno, MEH.

Feliz porque independiente de las críticas serias blablabla, quedé muy satisfecha con el resultado. Además, esta película motivó a muchas personas a que comenzaran a leer los libros, de los cuáles ¡No se arrepentirán! El final puede resultar un poco WTF, pero para mí, es sólo una mirada que prepara el piso para el próximo CUÁTICO episodio.

Si ustedes ya la vieron comenteeeeeeeen :D

Cine

Amor del bueno: Beginners

Mi fin de semana largo transcurrió entre risotadas con mis amigos, siestas con mi gato, y trasnoches ordenando lo que sería “mi proyecto secreto”, acompañado también con películas y largos breaks con el MGS3 (soy una anciana de lenta, los stealth sin duda son un completo desafío a mi paciencia jajaja) y el Gone: Home (¡Un excelente juego! Lo descubrí hace muy poco y me encantó).

¿Películas? Volví a ver “The Ghost Writer” de Polanski, me encanta la dirección de foto que tiene, me inspira. Quizás no es el argumento más original, pero sitios aislados, un escritor y múltiples paisajes fríos son suficientes para que esté pegada a cada detalle de la pantalla. Y mientras buscaba un gif de la misma película, llegué a otra interpretada también por Ewan McGregor, “Beginners”, la curiosidad me hizo buscarla en Netflix y ahí estaba.

Que gratificante es ver una película de amor, sin que te deje con ese gustito de nunca querer casarte/o vivir con alguien por miedo a que todo pueda salir mal (como me pasó con Blue Valentine, ¡Qué película más terrible! Llanto por millón). Beginners es bellísima, cuenta la historia de Oliver y su relación con Hal, su padre enfermo de 75 años, el cual asumió su homosexualidad a una tardía edad. Oliver conoce a una chica llamada Anna (Mélanie Laurent), y bueno, ahí comienzan a entrelazarse las historias mediante constantes flashbacks.

Todo está contado de una forma muy limpia, bella y divertida. Me hizo muy feliz verla, tiene escenas y diálogos perfectos. Me sentí representada con varios detalles, el ejercicio de siempre volver a ser un “principiante”, estar aprendiendo y arriesgarse.

Ojo con el OST también, está lleno de jazz y música instrumental, el respiro necesario.

PD: Espero que tengan una linda semana, les debo review del Thomas Was Alone, ya va, ya va :)