Cine

Argo fuck yourself

Hoy pensaba en lo difícil que es decir cuanto algo influye en tu vida, ya sean videojuegos, películas o cualquier expresión externa “ajena” de cierta forma a tu experiencia REAL con ello. Estamos acostados tragando imágenes, de vidas que quizás nunca viviremos, pero que pasivamente el rol cómplice o gestor de decisiones, en el caso de los videojuegos, tiene una riqueza sutil en nuestra personalidad, ¿lo más importante? es conectar esos mensajes.

Argo es una película dirigida y actuada por Ben Affleck, se estrenó este año, y si bien la trama es algo que se aleja bastante a lo que suelo ver — meramente por intereses — el film está dispuesto en la pantalla de una forma tan brutal y rápida, que te mantiene con un manojo de nervios en todo momento. Trata sobre cómo la CIA se las ingenia para rescatar a 6 diplomáticos estadounidenses en Teherán,  narrando la historia de Tony Mendez el especialista en “extracción” que arriesga su vida para traer a los 6 diplomáticos sanos y salvos que escaparon de la caótica toma de la embajada norteamericana. Todo bajo un contexto sumamente tenso y complicado en Irán (1979).

La película falsa, es de ciencia ficción, una historia a lo Star Wars pero en el medio oriente, creo que lo que más me gustó fue precisamente esto, cómo se logra contar una realidad tan complicada, como lo son los conflictos políticos  pero constrástandolo con el cine, con la industria, sus personajes, y cómo la historia de Argo tenía muchísimo que ver con el conflicto que sobrellevaban en Irán con Estados Unidos.

¿Conclusiones? realmente me pareció muy buena, y eso que este mes ha sido mes de películas, Looper, Skyfall y Argo, ésta última sin embargo, se queda con el primer lugar, y solamente por el hecho de admirar tanto cuando un film está tan bien hecho. De traspasarte esa realidad y dejarme con la única sensación de “quiero seguir contando historias” — en mi caso, seguir sacando fotografías –, suena increíble pero son esos pequeños detalles, y “clicks” que te vuelven a encausar en tu propósito, los cuales sin duda a veces perdemos o se ofuscan con el tiempo.

“Total cuentan la historia gringa, se pasó para aburrida”, decía una jovencita en el cine, yo pienso que el film te refriega en la cara dos cosas: 1) ¿Qué tanta es la diferencia de la situación de Irán a la fecha?  2) La película misma te lo dice, la industria del cine, lo irreal, la ciencia ficción, versus la realidad de este tipo de historias, donde el antagonista no es un súper villano alienígena sino que somos nosotros mismos, humanos y más humanos.

Les dejo el trailer chic@s:

PD: Bryan Cranston te seguiré hasta el infinito.

Qué aprovechen este último día de descanso <3.

Previous Post Next Post

You Might Also Like

  • Jean

    Con tu relato me dieron muchas ganas de verla. Muy buena reseña de la película.

    Saludos Vampi :)

  • ChrisR.

    Me encantó que te haya gustado. La fui a ver junto a Looper el mismo día y me quise medir en mis comentarios en esa ocasión, pero pensé y sigo convencido que Argo es una pieza cinematográfica mucho más completa que esta otra aunque claro, poco más tienen en común.

    No me gusta mucho sobre analizar las cosas, creo más en el poder de las tripas y me pasa algo especial con esta y pocas películas más como Drive, Pusher, las películas de Scorsese y mis favoritos en general, el solo hecho de recordarlas, pensar en como me sentí la 1era vez que las vi (y muchas veces en re visionados) me pone contento, me saca sonrisas. La sensación de que las cosas simplemente funcionan y logran generar reacciones a diferentes niveles de profundidad.

    Argo me llenó completamente, desde su diseño de sonido, el trabajo visual, la calidad del relato, las actuaciones, personajes, etc. Aun mejor ya que fui a su encuentro con no muchas más expectativas de las que un trailer bien hecho puede generar.

    Respecto al punto de vista que toma el director (y toda la decisión política que eso conlleva) creo sinceramente que da lo mismo. Lo que toma lo toma bien y lo lleva al límite. Es la historia que conoce y a la cual le es fiel en todo momento. No veo nada malo en no hacerse cargo de la historia del otro si no es lo que quieres contar, o bien, no te sirve para lograr el objetivo. Recordemos que el cine comercial, tal como bien lo muestra la película, no es el mejor lugar para venir a dar charlas de ética y moralina.

    La jovencita del cine puede tener un grave problema con sus expectativas y debería estudiar un poco más los lugares a donde piensa ir para empaparse de cultura y “realidad”. Esto es ficción y popcorn, perras.

    Abrazo!