046170bb8ac8c2659b99cac8cefa2cf8
Personal

La (débil) resistencia a que mueran los blogs

Hace poco me habían cerrado Vampiland, le había entrado un virus tan brígido que si no podía arreglarlo “un profesional” me suspenderían la cuenta para siempre. Insistí y pagué por traerlo de vuelta, ni idea por qué, pero para mí era indiscutible, mi blog no muere, aunque no lo actualice, este se va conmigo.

La negación me permitió ir más allá de hacer otro post tipo “¿LOS BLOGS ESTÁN MURIENDO? ¿EL FIN DE LOS BLOGS?”, porque todo lo que hago lo hago enlazándolo a algo personal, es imposible no involucrarme y hacer de esto un pequeño hogar, uno que me acompañó desde siempre, si miran hacia atrás se toparán con “ideas” inmaduras, poco desarrolladas, ambiciosas, mal escritas, un montón de cosas que no concluyeron jamás pero que sin duda aportaron en quien soy hoy, ahora.

La mayoría de los post que leí respecto a la decadencia de los blogs eran todos bajo la mirada recelosa de la redes sociales y como estas “mal acostumbraron a los usuarios”, es cierto, pero también mal acostumbraron a los que nos decíamos bloggers, no insistimos porque nos atemorizaba ver cómo dejaban de leernos, o peor aún, dejamos de leer a otros también. Sin embargo, cuando pienso en blogs pienso en uno de esos papeles pegados en los postes con servicios random como clases de matématicas o jornadas de zumba, hay algo ligeramente privado que lo hace propio, más propio que hacer un thread en twitter, post en medium o lo que sea que busque excesivamente la aprobación del otro.

Los blogs que sigo leyendo son de gente que no conozco en otras plataformas, son pequeños entes que actualizan cada 3 o 6 meses una entrada con la pretensión de que nadie los va a leer pero ahí estoy yo sonriendo porque esperaba saber de ella/él.

El contar historias cambió y el cómo consumimos los medios también pero creo que la resistencia, débil, pasiva, ridículamente floja, es persistir en aquello que nos hace libres y felices, aunque sea un poco. Este sigue siendo una casa que decoro con cariño y que actualizo cuando lo siento en el estómago, aunque eso signifique abrir el computador a las 1:08 de la mañana.

¿Qué cuentan ustedes CIBERNAUTAS?

pb04iu7
Animé / Manga, Cine

Ver Perfect Blue en el 2016 (sí, hay spoilers locos)

La primera vez que vi Perfect Blue fue en un ciclo de animé y no entendí ni una mierda. Yo sólo estaba ahí, con mi bolso lleno de chapitas y una impaciencia mental de querer consumirlo todo pero sin necesariamente procesarlo (ping Hayao Miyazaki). La cuestión era que había que ver TODOS LOS ANIMÉS porque llegaban tan pocos (hola VHS / VCD) y con tanto delay a Chile que una entraba en modo pastabase.

Entonces claro, me acordaba de Mima, la protagonista, de que era una idol y de que había un creepy culiao’ con dientes horribles, fin. Pero como bien saben, y como bien expone mi teoría matemática respetable, no era mi momento, mi momento fue este año cuando la vi por segunda vez un sábado por la noche.

Satoshi Kon lanzó Perfect Blue en 1998 e inmediatamente fue una revelación en su categoría. Son obras que, a medida que pasan los años, se consagran aún más por la técnica y la propuesta de que la animación no son puros monos y que sí se pueden contar historias de tal complejidad narrativa.

Trato de pensar en el Internet de 1998, pero sólo concibo recuerdos de sitios donde yo descargaba wallpapers (o imágenes que expandía a la fuerza porque desesperación otaku), foros y diseños horribles. Si Mima, en ese entonces, se acongojó con un sitio llamado “La habitación de Mima”, logrando comprender primero qué era una url y cómo se accedía al navegador, hoy en el 2016 siento que la “bad-mima” o su proyección de Mima Idol, que resultó tener a Me-Manía y a Rumi detrás, son versiones de ella misma pero codificadas y segregadas en distintas plataformas digitales.

mimasroom

Años en que los admin se hacían llamar WEBMASTERS 8D

Continue Reading

Shirobako.full.1834216
Animé / Manga, Personal

ShiroBako o un animé que interpreta mis 27 años

Si de algo estoy segura es que envejecemos y con ello solemos estar expuestos a discusiones que viven como si el día de la marmota se tratase, vuelven uuuuuna y otra vez, están en el aire, dispersas, esperando por ese alguien, que en su ingenuidad cree ser el primero en cuestionarlo, las tome y las traiga a la palestra con una galería de cientos de nosotros como:

“¿Son los videojuegos un arte?”

Bien, cuando tienes 27 años hay otra que aparece, de forma misteriosa y cubierta con un manto de hermosos prejuicios, “PERO SI EL ANIMÉ ES PARA NIÑOS”, en realidad nunca sé qué responder a eso, me quedo callada como buscando mentalmente series o películas que sean como “AAAAH, VISTE, ESTA ES DE ADULTOS, MIRA, DICE COSAS FILOSÓFICAS” y de aonde’, no soy un referente, no sé qué es la madurez, aún me río de los chistes de peos, es más, creo que son mis chistes favoritos, hasta los sonidos de emular peos me matan, así que ¡Qué se yo!

Continue Reading

8a2c40e0-be90-0132-46b6-0e9062a7590a
Cine

La difícil tarea de recomendar series

Soy una viuda de la televisión por cable, amo la tele, amaba hacer zapping y descubrir increíbles y muy respetables programas como “Mujeres asesinas” del Discovery ID o “Acumuladores” del Home & Health, o había uno donde le organizaban las finanzas a la gente y era la zorra, todos me gustaban, pero claro, la independiencia nos hace escoger y entre pagar cable y poder comprar mis tecitos deliciosos, prefiero los té, así que bueno, hoy por hoy oscilo entre Netflix y Crunchyroll, siendo casi imposible que descargue algo que no esté ahí (RIP ‘Broad City’ u_u), no tengo tiempo, y si lo tengo eso implicaría provocarle un aneurisma a mi pololo con el lag que tendría en Destiny 8D.

Continue Reading

Vídeos

VAMPIVLOG #1: VACACIOOOOOOONES

Holi, en mi descanso decidí hacer estos vídeos random, aquí va el primero :D, asimismo, no descuidaré el blogsito, ¡Se vienen nuevas cosas!

Espero que les guste *3*, y ánimo con la semana <3.